¿Qué es la Cetona de Frambuesa?

La cetona de frambuesa es un suplemento quemagrasa que ayuda a la pérdida de peso y previene la subida de peso, ya que aumenta la cantidad de adiponectina en el cuerpo. La adiponectina es una proteína hormonal que juega un papel importante en el metabolismo, el hambre y la eliminación de la grasa corporal. Generalmente, las personas delgadas tienen altos niveles de adiponectina en la sangre, mientras que personas obesas tienen niveles bajos. Personas con diabetes tipo 2 o obesidad grave a menudo tienen niveles muy bajos de adiponectina.

La adiponectina descompone la grasa en la sangre y la convierte a energía, es decir, aumenta la oxidación de ácidos de grasa. De este modo baja la resistencia a la insulina, lo cual es muy favorable si quieres bajar de peso y además puede ayudar a los diabéticos de tipo 2 y las personas con síndrome metabólico.

La cetona de frambuesa, o “raspberry ketone”, es la sustancia que hace que las frambuesas tienen la fragancia que tienen. Se encuentra en frambuesas de manera natural, y también en los arándanos y las moras, pero la manera más fácil de extraerlos es por medios químicos.

Otro aspecto relevante de la cetona de frambuesa fue su gran éxito publicitario en los Estados Unidos (EE.UU.) en 2002 después de que el médico popular de televisión Dr Oz lo llamó una “cura milagrosa” para bajar de peso. Varios fabricantes de cetona de frambuesa estadounidenses avalan que si no pierdes por lo menos 5 kg en un mes, te devuelven el dinero.

La ciencia sigue siendo un poco escéptica porque todavía no hay estudios en humanos que muestran lo que sucede en el cuerpo cuando se ingiere cetona de frambuesa. Sin embargo, los estudios en ratones han mostrado muy buenos resultados. En un estudio se daban a los ratones una dieta alta en calorías y grasas. Hi ha un grupo de los ratones también se proporcionaba cetona de frambuesa. Los ratones que no recibían cetona de frambuesa engordaron mucho y se pusieron enfermos. Sin embargo, aquellos que comían cetona de frambuesa no subían de peso y seguían sanos. En la segunda parte del estudio, los médicos empezaron a proporcionar cetona de frambuesa a los ratones que habían engordado. El resultado del estudio fue sorprendente – su peso bajó a un nivel normal, a pesar de que seguían la dieta poco saludable, alta en calorías y grasas.

Las personas obesas que logran bajar de peso suelen seguir teniendo niveles de adiponectina muy bajos comparando con personas que nunca han sido obesos. Parece que esos bajos niveles de adiponectina hace que tengan un alto riesgo de volver a ganar peso. Para ellos la cetona de frambuesa es ideal, ya que aumenta los niveles de adiponectina en el cuerpo.